jueves, 29 de enero de 2015

Un pasado para olvidar - Parte 2







-¡Vamos muchacho! ¡Tenés que reaccionar!

El Sr. Torreldai sacudía a Franco por los hombros intentando volverlo a la consciencia. Estaba preocupado, ya que lo vio caer redondo, sin explicación o motivo alguno y temía que el golpe en la cabeza hubiera sido fatal. La gente se había agolpado luego de ver el desplome y no se retirarían hasta verlo recobrar el sentido, por lo que el pobre Sr. Torreldai se ponía cada vez más ansioso.

A los cinco o seis minutos de llamarlo y sacudirlo, Franco comenzó a volver en si mismo. Abrió sus ojos, miró a su alrededor desesperado y notó como todos lo miraban fijamente, con intriga. Buscó el cielo y lo notó de un azul intenso. No había signos de tormenta o rayos en el lugar.

“¿Que fue lo que pasó?”, pensó algo turbado.

Se paró con ayuda y se excusó con que no había almorzado y que, debido a eso, era muy probable que su azúcar en sangre había bajado, y todos quedaron contentos con la explicación. Por supuesto el sabía que nada de eso era verdad. Pero por el momento no tenía otra explicación. Una vez en pie, intentó volver a la casa, pero el Sr. Torreldai, que le creía a medias la escueta explicación, lo frenó:

-Querido, no vas a ir solo por ahí- le hizo señas a alguien y le dijo- Maura, hija, acompañá al Sr. Díaz a su casa y fijate que llegue bien

Subieron a la camioneta y partieron en silencio. No hubo palabra entre ambos hasta que llegaron a destino. Se escuchaba sólo el motor de la vieja Ford reformada (seguramente por su padre) y cada tanto algún ladrido de los perros de las residencias vecinas. Llegaron a la casa y Maura que lo había estado observando de tanto en tanto le preguntó:
-¿Vas a estar bien?
-No…pero voy a mejorar- fue honesto Franco.

La miró, tomando una pausa para bajar la velocidad de sus pensamientos y le dijo:
-¿Te gustaría tomar un café conmigo, así levanto mi azúcar?- le sonrió.

La expresión de Franco fue tan dulce y expresaba tanta soledad que conmovió a Maura y ella no pudo más que aceptar. Tomaron café y hablaron tanto de trivialidades como de cosas profundas, pero no tacaron el tema del incidente y no lo harían por algún tiempo.

Los meses pasaron. La amistad se acrecentó, tanto que hablaban casi todos los días y se veían muy a menudo. El incidente había quedado en el recuerdo y Franco no quiso indagar en aguas turbias por lo que su (in)consciente quedó tranquilo. Sin embargo esa tranquilidad no duraría mucho.

-¡Hola Maura!- dijo por teléfono Franco – ¿querés tomar unas cervezas esta tarde en casa?
Franco notó que cuando pasaban varios días sin ver a Maura, extrañaba su presencia, su charla, sus consejos. Se sentía, al parecer, preparado para avanzar en su relación de amigos a algo más. Y planeaba decirle esto al atardecer a la orilla del lago, cervezas mediante.
- ¡Bueno! ¿Nos vemos a eso de las 7?
La voz tomó un tono de alegría y de excitación que eran provocadas por la posibilidad de que las cosas le salieran bien.

La tarde apareció y también Maura vistiendo una camisa suelta y unos shorts. Caminaron y charlaron largo rato por la orilla del lago, viendo el hermoso atardecer. Cada minuto tenía ciento veinte segundos para ambos y los disfrutaban al máximo. De repente y sin pensarlo sus manos y labios se encontraron y así se selló ese algo más que amistad. Se sentaron en las reposeras de madera que Franco especialmente había comprado para pasar las tardes con Maura y mojaron sus bocas con cerveza helada. Ella que tenía un especial brillo en sus ojos, le preguntó:
-Realmente Franco, ¿que pasó esa tarde en la que nos conocimos?
Se notaba que ella había guardado la pregunta durante todo este tiempo y ahora se sentía tal vez autorizada y con la libertad suficiente de hacerla. El la miró y desde el corazón le contestó:
-No se Maura, realmente no lo sé. Escuché esa frase que involucraba la muerte de un perro, algo así como de ultratumba y me desplomé.

Era claro que omitía el asunto del destello en la casa, en el colgante y el rayo cayéndole en la cabeza. Pero aún no se atrevía a decir toda la verdad, una verdad que no entendía. Y para colmo de males no tenía muy claro que había sucedido con el colgente, ya que en el revuelo de gente, lo había perdido de vista. ¿Existiría realmente?Había llegado a dudar...

-¿Que frase? ¿La de la promoción de la obra de teatro comunal?-  ella lo miró extrañada.

Franco desvió la mirada confundido. Hizo una sonrisa como cada vez que algo no cuadraba y la miró. Su mirada expresaba la necesidad de no hablar más del tema y ella lo entendió a la perfección. Él se acercó y le acarició el rostro en agradecimiento. Sus manos tocaron las mejillas encendidas de ella; luego continuaron con sus labios y posteriormente se dirigieron al cuello. Aunque allí se topó con algo más: otra vez el destello aparecía de la nada haciéndolo dudar de la realidad. Lo miró sin poder creerlo y se alejó de Maura casi por instinto. Ella le devolvió una mirada de sorpresa, sin entender:
-El colgante… ese es el colgante que encontré en la feria… Maura ¿cómo...?  

 Continuará...

Autor: Misceláneas de la oscuridad - Todos los derechos reservados 2013

No más drama por hoy

Basta de drama . Sí, eso lo dijiste tantas veces que ya suena a chiste. Mirate cómo estás. Parecés una zombi que se arrastra e...