sábado, 3 de agosto de 2013

Un remolino del tiempo



Una luz brillante me encegueció y en ese momento supe que todo había terminado. Entonces, formé parte de la nada misma. Pero voy a comenzar por el principio, quizás de esa manera hasta yo pueda entender. Hace ya un tiempo, no sé cuánto en realidad, lo conocí. Desgraciadamente, las circunstancias de ese encuentro no fueron las mejores, aunque aún hoy y luego de cómo todo resultó, no me arrepiento de nada, sobre todo de sus ojos de su mirada cálida y llena de amor. Sé que en ese momento, entre nosotros hubo algo, una chispa, una conexión cósmica, tal vez algo de otro mundo.

Una tarde, como cada una de las tardes de mi vida, caminaba por una de las tantas calles de mi ciudad. Una en particular, la que desembocaba en una enorme plaza llena de árboles y juegos. Siempre la misma, nunca otra. Tomé esa dirección como muchas otras veces había hecho en una bella tarde de invierno. El sol estaba en su máximo esplendor entibiando el ambiente con su presencia, acariciando mi rostro y haciéndome sentir parte de algo, del mundo, de esta bella tierra. A pesar de eso, yo apuraba el paso ya que llegaba tarde a trabajar. En el preciso instante, en el minuto justo en que iba a cruzar la calle, él apareció de la nada y me miró. Brevemente me prestó esos maravillosos ojos donde me perdí profundamente. En ese segundo de mi vida, creo que en el cielo algo se estremeció porque el piso tembló bajo mis pies y no supe que hacer. Nos miramos un largo rato quizás durante miles de años luz que fueron milisegundos a la vez. Yo no esperaba verlo, ni siquiera encontrarlo. No esperaba conocerlo y quizás por ello mi parte racional desconfió calando en mi cerebro. Así que recelosa le pregunté: “¿Te conozco?”

Él me miró como jamás nadie lo hizo. Me miró directo a los ojos, como si con eso escrutara mi alma que en ese momento se abría como una flor. En esa, su mirada, pude vernos reflejados caminando por la orilla del mar, bajo la luz de la luna llena, sentados de la mano siendo ya viejitos, convertidos en polvo de estrellas y surcando el universo. Despabilé mis pensamientos de ese magnetismo extraño que me hacía mirarlo y como no dijera una palabra, volví a insistir: “Disculpame, ¿te puedo ayudar en algo?” A lo que él me respondió sin titubeos: “Si… ¿me darías tu teléfono?”. Yo me quedé pasmada. Jamás nadie había sido tan directo conmigo. “Y ¿para qué?”, le insistí. “Porque quiero volver a verte…”. Yo me reí porque pensé que me estaba haciendo una broma, que se burlaba de mí. “¿Me estás haciendo un chiste?”, pregunté. Pero él, seguro de sí mismo, me contestó: “En serio, me encantaste y quisiera volver a verte…si no te parece mal…”. Mi corazón palpitó como nunca, como si el cielo me hubiera tocado. A mí, una insignificante personita que día tras día hacía lo mismo. Que no se atrevía a cambiar de trayecto por miedo a que algo malo sucediese. Si, a mí me sucedía algo de otro mundo y fui feliz por un breve instante. Le sonreí y creo que me ruboricé. Pero en ese momento un hombre salido de la nada, se agachó y sacó un arma de su botamanga. Todo fue tan rápido que aún no lo puedo entender. Cuando le estoy diciendo a mi desconocido: “Vení, cruzá conmigo que te doy mi número”, ese hombre con su mano cargada por algún demonio, disparó. Un certero disparo, teledirigido como un mal designio, como una mala noticia, lo alcanzó y él cayó desplomado. Mi visión del futuro, el amor que aún no había comenzado, que aún no había nacido, estaba siendo destruido en ese breve momento desgraciado. Mientras me miraba en su agonía, pude ver como los ojos que minutos antes habían sido compañeros de mi vida por vivir, dejaban de ser y se transformaban en algo más, algo diferente y vacío. Él ya estaba en otro lugar.

Grité. Un alarido salió de lo profundo de mi garganta, desde mi alma. El terror se hizo presente en mi corazón y lo único que pude hacer fue correr. Correr sabiendo que mi vida dependía de eso. Sabiendo que dejaba tirado y muerto a mi amado anónimo. Detrás de mí alguien más corrió desesperado. Los dos corrimos en dirección a la plaza como si ese lugar fuera un sitio seguro, aunque muy dentro de mí sabía que no era así. Pero cuando estaba por llegar, a la vuelta de la esquina, nos encontramos casi de frente con el asesino que había rodeado la manzana y que no contento con haber matado a mi alma gemela, empezó a disparar. Me apuntaba a mí y a la persona que estaba detrás. Me agaché para esquivar las balas, aunque en cierto momento dudé, porque tal vez debía dejarme morir. No obstante, el instinto de preservación me tiró al suelo como si un imán hubiera traccionado de mi cuerpo.

Mientras el asesino seguía disparando a cuanta persona se moviera, el hombre que corría detrás de mí sacó su arma y comenzó a devolver los disparos, aunque sin atinarle al homicida. Entonces, sacando fuerzas de no sé dónde, le arranque el arma de las manos y disparé yo. Yo que jamás maté a nadie. Yo que siempre me había jactado de ser pacífica y moral. Yo disparé y maté al verdugo de mi futuro, de mi porvenir.

Esa noche llegué a casa con el alma vacía y lloré como si en esa trágica tarde de invierno yo hubiera perdido al amor de mi vida. Como si él hubiera formado parte de mi destino y éste se perdiese en la inmensidad del éter. Me dormí rogándole al cielo que nada de lo sucedido fuese real, que lo vivido ese día fuese sólo un mal sueño. Pero también rogué que si a pesar de todo, lo trágico había sucedido, quien sea que estuviera a cargo del destino, me diera la oportunidad de cambiarlo, de salvar la vida de ese desconocido por el que lloraba mi corazón. Esa noche soñé con algo divino, casi mágico. Esa noche se me concedió una petición, un deseo y en ese instante yo no podía parar de pensar en él.

A la mañana siguiente, me levanté como pude. El dolor se acrecentaba más y más en mi corazón, pero a pesar de todo, debí continuar con vida. A la misma hora del día anterior, caminé por el mismo lugar donde horas atrás había perdido a mi amado y aunque pensé en no regresar a ese sitio fatídico debía ser fuerte y confrontar mi realidad. Cuando llegué nada había cambiado. Todo estaba exactamente igual. La misma calle, los mismos autos, las mismas personas que hacían sus cosas como si nada hubiera pasado. El mundo seguía girando como si ninguna tragedia hubiera tenido lugar allí. Pero entonces, algo sucedió. En la misma esquina, en exactamente el mismo rincón del día anterior lo vi y mi corazón dio un vuelco. ¿Era posible o estaba alucinando? Tal vez la tristeza me estaba jugando una mala pasada. Y que irónico porque estaba triste por alguien que había conocido durante dos minutos. ¿Y si todo había sido finalmente un mal sueño? Para mi asombro y perplejidad, ahí estaba él y me miraba como el día anterior. Yo me acerque incrédula con lágrimas en los ojos. Le toqué el rostro para convencerme a mí misma de su presencia y si, era él. Le dije “¡Estas vivo!”, y él no supo que decir o en realidad no entendía mi asombro ni mi acercamiento. Yo era una desconocida para él. Aunque su mirada estaba llena de candor, de amor por llevar adelante, de futuro por planear. Pero entonces todo pasó otra vez. Ese hombre lo volvió a matar delante de mis ojos y yo volví a hacerle justicia, matando a su asesino. ¡Esto no podía ser verdad! Entonces maldecí mi desgracia ya que, si esa había sido mi oportunidad, mi deseo concedido, lo había desperdiciado terriblemente en no entender nada.

Esa noche lo soñé, vivo junto a mí. Estábamos sentados en un prado lleno de hermosas flores. El cielo se encontraba despejado y azul y nosotros nos tomábamos de las manos, disfrutando del tiempo y nada más. En el sueño me perdí en su mirar, en sus caricias, en su calor. Descansé en su pecho y escuché su corazón palpitar. Nos amamos y nos conocimos de siempre y por siempre. Allí supe que su nombre era Joaquín y agradecí poder darle un nombre a ese rostro sereno y bello. Me acuné en su corazón y desee fervientemente poder salvarlo…

Al día siguiente, desperté y esperé que el cielo me hubiese concedido una nueva oportunidad, y en ese anhelo fui temprano a buscar a mi Joaquín. Quería anticiparme a todo ese desastre, si es que eso era posible. Pero la realidad era que yo no sabía dónde encontrarlo. ¿Viviría allí? O tal vez, solo era un transeúnte como yo, que ocasionalmente pasaba por ahí. Tomé una bocanada de aire y esperé por él. Las horas desfilaron y Joaquín no aparecía. Sin embargo, seguí esperando. En el instante indicado apareció de la nada, como materializándose en ese allí y ese ahora, como si estuviera predestinado. Corrí hacia él y le dije “Tenés que irte ya de acá”, pero él solo me sonrió y contestó: “Estoy donde debo estar”, y todo sucedió otra vez.

¿Qué significaba eso? ¿Qué quería decir con estar en el lugar donde debía? Yo quería entender, pero no podía. Durante semanas enteras desperté e intenté salvar a Joaquín sin lograrlo. Cada día que pasaba conocía algo más de él, de su persona. Que sus ojos eran azules y honestos. Que su sonrisa era hermosa y blanca. Que sus manos eran perfectas. Pero nunca lograba evitar que el destino cambiase. Cada muerte de él hacía un hueco más y más grande en mi pecho. Una cruz que se estaba haciendo difícil de llevar.

Una mañana, cansada y aturdida, tomé una decisión drástica y fui al encuentro de mi destino. Esta vez no esperé ver a Joaquín. Esta vez esperé a su asesino. A la distancia lo vi, era un hombre desquiciado que me doblaba la edad y que al parecer, nada ni nadie le importaba. Su mirada era oscura y vacía. Era como un títere del destino, alguien manejado por una entidad superior. Maléfica, pero superior si es que eso existía. En cuanto lo divisé me abalancé a él sin decir una palabra y le arrebaté su arma. El dio batalla y en la lucha cuerpo a cuerpo, en la que mi persona tenía clara desventaja, el arma se disparó y yo caí al suelo. Entre tanto, escuché otro disparo que derribó al asesino, ahora mi asesino. Joaquín corrió y me abrazó llorando, como si yo fuese lo más preciado de su vida. Me acarició el rostro y me besó. Yo me alegré de verlo vivir y de sentir sus labios cálidos por primera vez en mí. Entonces todo se puso blanco y brillante.

Allá, en el otro lado del universo, alguien estaba esperándome. Era un bello lugar, muy iluminado y sereno, aunque no sabía bien donde me encontraba. Ese alguien me dijo con voz severa: “¿Por qué no seguiste tu camino la primera vez?”. Yo lo miré y aunque sólo podía ver sus ojos, le contesté: “Porque él es mi alma gemela, mi futuro y mi presente y sin él nada ya tiene sentido”. El me miró y me respondió “Pero…si no lo conocés”. Yo sonreí y le dije: “Con mirarlo a los ojos una vez fue suficiente para saber que nos pertenecemos”.

Nuevamente la luz se hizo intensa y me encegueció. Me sentí liviana como una pluma en el aire. Luego me deslicé a través de un túnel acolchonado y suave. Cuando terminé de caer abrí los ojos y para mi sorpresa estaba en una habitación. Tenía cables por todos lados y había un monitor junto a mí que hacia un ruido rítmico. Imaginé que era el ritmo de mi corazón por lo que deduje que estaba con vida. No entendía dónde estaba ni que había sucedido hasta que miré a mi alrededor y allí estaba él. Joaquín se encontraba sentado a mi lado sosteniéndome la mano. Una lágrima se deslizaba por su mejilla al ver que yo abría mis ojos y con una caricia se la sequé. El me abrazó y finalmente, luego de tanto tiempo, pudo decirme que me amaba. Después de ese día jamás dejó de hacerlo.

Ah…se preguntarán ¿porque pasó esto? Durante mucho tiempo pensé que todo había sido un mal sueño. Sin embargo, luego de vivir aquello que había visto en los ojos de Joaquín la primera vez que lo conocí, descarté esa posibilidad. La realidad es que no se muy bien que pasó y cómo. Sospecho que el haber puesto mi vida antes que la de él casi sin conocerlo ayudó. Además recuerdo que el hombre que vi en el más allá, como en un suspiro dijo antes de dejarme volver: “Él hizo lo mismo por vos antes…al parecer son el uno para el otro”. 



Autor: Miscelaneas de la oscuridad

No más drama por hoy

Basta de drama . Sí, eso lo dijiste tantas veces que ya suena a chiste. Mirate cómo estás. Parecés una zombi que se arrastra e...