domingo, 15 de mayo de 2016

Transformación







Nunca imaginaste que el dolor se sentiría de esa forma. Acaso ¿no se te cruzó por la mente que sufrir sería algo terrible? ¡Qué ibas a pensar! O suponer… eras un ignorante de sentimientos, de penas y de tantas otras cosas. Te creías un experto, pero la realidad te había pasado por encima. Te destrozó.

Sin embargo ¿era tu culpa? Quizás tu único pecado había sido esa ignorancia existencial o haberte creído único. Porque jamás pensaste que semejante capricho te sería concedido. Nunca, en tus fantasías insulsas, creíste que él iba a dignarse a escuchar tu pedido. Pero lo hizo y para colmo de males te preguntó: “¿Estás seguro?”, y vos, que imaginaste un no por respuesta, contestaste: “¡Por supuesto!”. Y pensaste ¿qué podría pasar que ya no haya pasado? ¿Qué cambiaría? Después de todo, todo era una leyenda, un mito imposible de realizar. 

Sonreíste irónicamente, aunque no tenías idea qué se trataba la ironía o para qué servía, y él hizo lo suyo: disparó directo a tu pecho. Y vos te sentiste parte de un experimento. Uno desmitificador que te hizo sentir importante, único. Porque la negación de la leyenda tenía un solo resultado: la transformación sería imposible. Como consecuencia vos probarías que aquella ideología era sólo una ilusión para los pobres de espíritu, de los débiles. Y lo peor, creíste que sería sencillo. Que nada se alteraría. 

Entonces, él elevó un dedo, direccionado al centro de tu cuerpo, y un rayo de luz te atravesó por completo. Duró un instante, apenas unos segundos que te provocaron algo raro, ansiedad tal vez. Pero como imaginabas, nada pasó y una sonrisa de triunfo se dibujó en tu rostro. Glorioso, fuiste a tu lugar en el universo y ahí continuaste con tu existencia, con tus actividades ordinarias, con la vida usual y esperable para alguien como vos. 

¡Iluso! Continuaste con tu monotonía. Eras parte de una red de observadores del universo. Uno de los millones de entes que observaba y anotaba para que alguien más tomase decisiones. Nunca habías cuestionado tu lugar, aunque ahora pensabas que quizás sería interesante tomar decisiones. “¿Para qué tanta observación y anotación si no voy a modificar nada?”. Aunque ese pensamiento nuevo no te correspondía. No. Anulaste eso en tu conciencia y continuaste con tus tareas como antes. 

“Nada pasó”, te dijiste con una mezcla de sensaciones. Con eso de sentir que una expectativa minúscula había nacido y muerto muy prematuramente. Porque por un lado todo lo que no había pasado confirmaba tu teoría de que el cambio era mitológico o que incluso podía estar reservado para ciertos seres superiores. Pero lo peor era que ahora te dabas cuenta de que no eras especial, en lo absoluto. Y esa revelación te hizo sentir raro.

Durante días le diste vueltas al asunto. Las cosas no encajaban, los pensamientos nuevos se agolpaban en tu enmarañado cerebro. Entendiste que en realidad te habías ilusionado. Que habías caído en la creencia que tanto criticabas. La creencia de las masas, de los seres que pensaban que había “algo más” aparte de esa realidad cotidiana. Y esa sensación era peor aún que la certeza de que nada había más allá. Ahora querías ser algo que no eras y eso te mostró la miserabilidad de tu existencia. La imposibilidad de modificar tu entorno. Porque ahora que habías creído en algo, en esa ilusión chiquita, la vida se te hacía monótona, aburrida y sin futuro. Y cada día era lo mismo: observar y reportar. 

Y la tristeza te invadió. Una tristeza que era extraña en tu raza. Porque vos y los de tu clase eran alegres desde la creación. Desde el minuto cero.

Los días pasaron uno atrás del otro. Tu ansiedad e insatisfacción aumentaron, tanto que necesitaste contarle a alguien. Aunque ¿quién te escucharía? Tal vez se te reirían en la cara o peor, te recordarían cuando no creías en nada. Cuando las cosas eran al revés. Estabas solo. Pero alguien sí podía escucharte. Y fuiste otra vez hasta dónde él estaba. No sabías cómo empezar a contarle o si debías molestarlo con tales banalidades, pero era más fuerte que vos y llegaste hasta la puerta de su oficina. Por un instante extrañaste la sensación de bienestar a la que habías renunciado. Por un segundo añoraste tu monotonía de antes. Incluso tu incredulidad.

Elevaste tu mano para tocar la puerta y de inmediato te arrepentiste. Saliste corriendo de ahí y te encerraste en tu “hogar”. Y ahí empeoró todo. 

Lo primero que sentiste fue el dolor. Uno que ardía en tu pecho como si miles de flechas te hubiesen atravesado. Pero claro, no podías saber qué era eso porque jamás habías sentido el dolor. Ese el de la carne. De inmediato, ese dolor desgarrador trepó por tu cuello. Fue directo a tu rostro y cataratas de agua emanaron de tus ojos cristalinos. 

Habías escuchado hablar de las lágrimas, pero nunca habías conocido a nadie que hubiese llorado. Y ahí estabas llorando por un dolor profundo. Por un peso en ese lugar donde se lleva el corazón. O incluso el alma. 

Te sentiste idiota por haber dudado. Te sentiste estúpido por querer ser humano. Pero ahí estabas. Te habías convertido en un ser de carne y hueso, de ilusiones y miedos, de corazón y alma. Y derrotaste el mito de que los ángeles jamás se transformaban. Te viste cayendo a la Tierra, naciendo y creciendo en un cuerpo diferente. Ahora ya no tenías alas, ya no eras solo bondad y la felicidad y el gozo no eran tus únicos sentimientos. Ahora sentías temor, pena, alegría, ansiedad, dolor y tantas otras cosas. Tu cabeza estaba enredada y tus decisiones llenas de preguntas. 

Miraste el cielo y deseaste volver… “Deberás ganártelo, ser recto en tu vida, tomar buenas decisiones para vos y los demás, y quizás, luego de una agónica existencia, las puertas del cielo se abran nuevamente para vos”. Y de esa manera comenzaste a transitar la vida por primera vez. 

Autor: Soledad Fernández (Misceláneas) - Todos los derechos reservados 2016

Melancolía

La casa estaba en completo silencio. La mañana recién asomaba por la ventana, cálida, primaveral. Era época de hormonas albo...