martes, 30 de abril de 2013

Una pequeña reflexión

El pequeño se acercó al soldado. Lo miró con inocencia en los ojos, con la inocencia que sólo la niñez puede dar. Le tomó el arma y a cambio, le ofreció su oso de peluche. El soldado, endurecido por ver tanta muerte en esa guerra absurda, sintió que su corazón se llenaba de una inmensa tristeza y se partía en dos...ese niño, allí solito, le ofrecía lo más preciado para él, mientras que minutos atrás, él, cumpliendo su deber militar, le había quitado todo...y aún asi, no había rencor en el corazón de ese pequeño ser. La angustia fué reemplazada por una paz infinita y por compasión. Tiró el arma, alzó al niño en sus brazos y se fue con él, caminando hacia la puesta del sol...


Autor. Miscelaneas de la oscuridad

No más drama por hoy

Basta de drama . Sí, eso lo dijiste tantas veces que ya suena a chiste. Mirate cómo estás. Parecés una zombi que se arrastra e...